Érase un bebé pegado a una mamá

Hace ya más de 1 año que mi vida cambió radical… ya no tengo tiempo casi ni de escribir como podéis comprobar.. bueno más que de escribir de pasar lo que pienso a papel, porque si me siguen surgiendo ideas para escribir post… ¡pero es que siempre tengo algo que hacer! Preparar la ropa de bebé mayor, elegir fotos suyas para imprimir, escribir en su agenda del “cole”. Pero hoy he dicho de hoy no pasa… y es que mi nueva vida gira entorno a una personita que le encanta perseguirme por la casa, que su mayor afición es trepar a mamá o pedirme sin saber hablar que le coja para que pueda ver lo que hay más allá de donde no llega su vista… y aunque como he dicho mi vida ha cambiado, y aunque esto de ser mami tiene momentos duros ahora puedo decir que mi vida es increíble.

¿Si me hubieran preguntado “en mi vida anterior” cuál era el mejor momento del día? Imagino que diría el de irme a dormir, la hora de salir del trabajo… no sé supongo que muchos y ninguno. Pero ahora si me lo preguntan contestaría, ir a reencontrarme con bebé mayor después del trabajo, llegar a su clase y verle desde la ventana lo bien que está con sus amiguitos y sus profes es genial, pero ya el momento de entrar y ver su cara al saber que voy a recogerle y ver cómo empieza a aplaudir, eso lo vale TODO. Supongo que debo ser su superhéroe en ese momento, no para de enseñarme todos los juguetes que hay y de señalarme a todos sus amiguitos… y es que en ese momento empieza mi día feliz.

Yo no creo que las mamás tengamos superpoderes,  bueno la mía sí, pero desde el momento en el que somos mamis descubres como hacer 4 cosas a la vez, a tener el triple de paciencia para todo y a solucionarlo todo con una sonrisa. Y es que es increíble ir descubriendo la vida como lo va haciendo él, su poder de aprendizaje, su poder de imitarte en todo lo que haces, de entenderte y que tu le entiendas con una mirada… Y tu descubres cómo han cambiado tus prioridades, has sustituido ver tu serie preferida por ver una y otra vez Little Baby Boom, ya no sabes lo que es merendar o desayunar a solas… siempre te reclama para poder mojar su galleta en tu Cola Cao, después de que termine de cenar le tienes que lavar la boca a él y a 3 de sus muñecos porque han estado cenando juntos para que tu pudieras apagar la TV mientras cenaba sin que se enterase.

Desde que soy mamá me han dado muchos consejos y yo no me atrevo a dar consejos a las demás mamás, creo que cada una tiene que educar, enseñar, tratar a su bebé como quieras… de hecho ese fue el mejor consejo que me dio mi amiga enfermera que no me dejo sola ni un momento en el hospi: cuando lleguéis a casa hacer lo que vosotros consideréis, será lo mejor para el bebé. Y tenía toda la razón… es el consejo que he seguido y que seguiré. Y yo desde mi experiencia solo os voy a dar un consejo, aunque mejor que consejo que no me gusta mucho os voy a decir algo que me ha funcionado a mi…estar pegada a tu bebé es lo mejor pero es necesario hacer breaks de amigas, compras, “plan de novios”… porque recupera fuerzas es lo mejor para que estés de nuevo al 100%.

Yo siempre he creído en la magia pero ahora creo aún más… todo lo que me queda por descubrir.

 

2 thoughts on “Érase un bebé pegado a una mamá

    • Siempre está bien volar un ratito a Nunca Jamás, la Tierra es más aburrida!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website